Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Retando el discurso: el “cuco” de la modestia

Siendo evangélica y habiendo ido toda mi vida a una iglesia, tengo años de campamentos y de encuentros, de prédicas y retiros, donde se habla de la modestia. Las faldas por a las rodillas, las blusas sin escotes, los pantalones que no aprieten y el torso siempre cubierto, son los sellos de mi armario. Así que esto no es personal. No obstante, siempre me ha causado ruido el tema de la modestia. Aparte del mal uso del término y mi obsesión con el idioma, el discurso de la modestia siempre me ha parecido mal enfocado.
Así que aquí comparto Diez de razones por las cuales nuestro abordaje de la modestia puede hacer más mal que bien.
1.El discurso actual de la modestia tergiversa el sentido de la Escritura El noventa por ciento de las prédicas sobre modestia está basado en I Timoteo 2:9. Aunque disto mucho de ser teóloga,  viendo el texto y de su contexto en varias traducciones, nos da una idea de lo que confrontaba Pablo. Contrario a la creencia, la lectura en ningún momento habla de chicas q…

Entradas más recientes

Un trabajo que ames

Crónica de un baile

Pensar sin cajas, parte 1: Mi amiga Julia

Kevin

Mirada [de] voladora

A la mujer travesti a quien vi en la Av. Independencia

Sobre el candidato a senador que no me representa

Más del Metro. :)

Prometo quererte... hasta que la muerte nos separe.

Iglesia y sexo: tabúes y desconocimiento